¡Oferta!
MACARON

Curso de Macaron

85.00

Categoría: Etiquetas: , ,

Descripción

El macarrón, del francés macaron, y del italiano maccherone, es un dulce que se realiza en base a dos galletitas merengadas hechas de clara de huevo, almendra molida, y azúcar glas. El relleno de crema o ganache que las une, aporta el toque de cremosidad y humedad especial para crear un manjar irresistible al paladar.

Gustan muchísimo por su delicioso y delicado sabor, y por ser de los pocos dulces con un aspecto tan acabado, casi perfecto, visualmente muy atractivo, con el que se puede ser muy creativo dada su versatilidad en cuanto a combinaciones de colores y sabores, siendo una alternativa dulce verdaderamente única.

Para ser un macarrón perfecto, la superficie de la galleta debe ser ligeramente crocante, como una fina cáscara de huevo, para descubrir una delicada sensación cremosa y algo chiclosa cuando se llega al centro, con un corazón tierno y húmedo de sutil sabor dado por el relleno.

De origen italiano, surgen en el siglo XVI como dulces cúpulas merengadas de base plana, y a finales del siglo XIX comienzan a unirse de a dos, con un delicioso relleno.

Estas galletas merengadas llegaron a Francia en 1581, cuando la reina Catalina de Médici las ofreció para la boda del duque de Joyeuse en París, y años más tarde María Antonieta las serviría en sus banquetes en el palacio de Versalles.
En San Juan de Luz, País Vasco francés, el pastelero Adam preparó y regaló macarrones a Luis XIV para su boda en 1660, y desde entonces, sus descendientes perpetúan la tradición.
En la ciudad de Nancy, dos monjas benedictinas los hicieron muy famosos cuando comenzaron a hornearlos y venderlos, una vez su orden fue disuelta por la revolución francesa, en 1792.
La receta de los macarrones de Boulay sigue fiel a la original, que surgió en 1854, y dichos manjares se caracterizan por una costra crujiente y un interior cremoso.
Quienes creen que el macarrón es de origen francés, defienden que ya se cocinaban en un monasterio cerca de la ciudad de Cormery, hacia el año 791.

El macarrón que conocemos hoy

La pastelería francesa Ladurée se atribuye la preparación de la versión que conocemos hoy del macarrón parisino, crocante por fuera, tierno por dentro, con su característico collar de borde, relleno, y sus atractivos colores y sabores.

Hacia finales del siglo XIX, Pierre Desfontaines, primo de Louis Ernest Ladurée, tuvo la idea de juntar estas galletas merengadas y rellenarlas con sabrosas ganaches y cremas, les dio además una tonalidad pastel para diferenciarlos en función de su sabor, siendo desde entonces popularmente famosos en París.
Los sabores y colores son continuamente renovados, y cada temporada Ladurée les rinde homenaje creando un nuevo macarrón, haciendo siempre una nueva y deslumbrante creación que armoniza en color y sabor.